Gustavo Ferrari

Fileteado Porteño

El fileteado nació a fines del siglo XIX, de la mano de inmigrantes italianos que trabajaban en las carrocerías. Caracterizado por sus formas dinámicas, y coloridas, por las flores y hojas de acanto, por los pájaros y dragones, el fileteado porteño se convirtió en la representación pictórica por excelencia de la ciudad de Buenos Aires, hermanada por sus orígenes y por su historia con el tango, que es la música característica de la ciudad. Entre los grandes maestros de este arte podemos citar a León Untroib, Carlos Carboni, Ricardo Gómez y, en la actualidad, Alfredo Genovese y Elvio Gervasi.

Gustavo Ferrari, nacido en 1982, es uno de los exponentes de la nueva generación de fileteadores. Empezó con este arte de la mano de A. Genovese, con quien trabajó entre 2001 y 2003, para luego dedicarse a trabajar en soledad. Desde 2004 en adelante ha realizado numerosos trabajos, destacándose una de las fachadas fileteadas del Abasto (en la calle Jean Jaures), el frente de la Escuela Tango Carlos Copello, el cartel de la última obra del prestigioso grupo de teatro español La Zaranda y uno de los corazones intervenidos en "Corazones Vivos", Primera Muestra de Arte Urbano a Cielo Abierto, organizada a beneficio de la Fundación Favaloro.